Derrapes made in Japan

Derrapes Made in Japan, Drift, Volrace

La modalidad de conducción que consiste en hacer sobrevirar al coche

Es de noche y ha estado lloviendo toda la tarde. El asfalto se encuentra húmedo, el coche es un Nissan Silvia 200sx, y se aproxima una curva. El piloto decide coger el freno de mano, para que la trasera del coche “culee”, y él empieza a contravolantear. Son las curvas de La Arboleda, donde los jóvenes aficionados al drift empiezan a derrapar. Aunque sea ilegal lo siguen haciendo ahí. Modifican sus coches al máximo para que les dé la máxima potencia. Para Gorka Arana “La adrenalina del momento supera una multa”. Y es que así empezó esta modalidad, pero a muchos kilómetros de aquí, en las carreteras del monte Haruna, en Japón.

Gorka lleva 4 años trabajando en un coche que tiene más años que él para poder derrapar, puesto que es un Nissan S13 de 1992, y él es del 95. Cuando abre el capó del coche se observan muchas bridas negras que agarran los diferentes cables, pero también son las que agarran tubos del mismo en el sitio en el que deberían de ir. “Mi afición por los coches llegó cuando tenía 16-17 años, y un amigo me puso Initial D, un anime orientado en los 90 ‘s” según comentaba Arana. 

En este anime se explica cómo eran los inicios del drift en Japón, donde los jóvenes se tenían que ir a los tramos de montaña a hacer carreras en las que en cada curva se utilizaba la técnica de sobrevirar para no tener que frenar a la hora de entrar en ellas. Se las conoce como “tougues”, y ese término se ha expandido a todos los rincones del planeta. Estas carreras se popularizaron a manos de Keiichi Tsuchiya, que pilotaba un Toyota AE86, que también es conocido como Sprinter Trueno o Hachiroku. 

Derrapes Made in Japan, Drift, Volrace

Drift King

Según la revista especializada en coches Car and Gas “Qué mejor para iniciar la sección de Cruzadas que comenzar hablando del Rey del Drift”, que es como es conocido este famoso piloto, que consiguió pasar a circuito lo que antes solo se hacía de manera ilegal en los tramos de montaña. Dónde él y su coche extendieron a todas partes del globo una nueva modalidad de conducción, gracias a sus vídeos conocidos con el nombre de “Pluspy Documents”. Pero ya no es solo algo ilegal, sino que se ha convertido en un deporte, y en España ocupa ahora los mejores circuitos gracias al nuevo campeonato llamado Drift Spain Series. 

Este campeonato ha nacido este año y es “Un Campeonato nuevo, adaptado a los circuitos más rápidos de España, compartiendo pista con los mejores campeonatos internacionales” como afirma en su web Drift Spain Series. El mayor patrocinador es VolRace, que ha ayudado a que el drift no “muera” en la pandemia. Han conseguido seguir haciendo eventos a lo largo de estos años con restricciones por la Covid, y han logrado llevar esta disciplina a los mejores circuitos de España, como son Ricardo Tormo en Valencia, Jarama en Madrid y Los Arcos en Navarra.

Aunque algunos pilotos no ven esa evolución igual. Joan Caballer, piloto oficial de drift desde 2013: “Cuando le hablas a la gente sobre drift, muchos te dicen lo malo que ha salido en la televisión, de gente que se va al polígono de manera ilegal a driftar, y eso es hacer el gamba. Y el drift tiene muy buen nivel y además hay muchísimo nivel en y en España sigue estando tachado como si fuera todavía ilegal todo lo que se hace en el mundo del drift”. Por lo que todavía esta modalidad tiene problemas para crecer, por la falta de dinero. 

“Hacer drift es controlar lo incontrolable”

El factor económico hace mucho, ya que un coche de por sí no es barato. Pero las modificaciones que hay que hacer son muchas, además de que no todos los coches sirven. Tienen que ser de tracción trasera y con un chasis deportivo, sin mucho peso y con agarre. Aunque sea una modalidad en la que se tiene derrapar, tampoco puede solamente culear, porque esto significaría perder el control continuamente.

Derrapes Made in Japan, Drift, Volrace

Dificultad para avanzar 

Los gastos no son solo comprar un coche y modificarlo, sino que además tienes que cambiar las ruedas constantemente por el continuo desgaste que se genera a consecuencia de la gran fricción que ejercen contra el suelo. Según comentaba Xabier Caballer, piloto de la categoría SEMI PRO “Hay que pensar que puedes llegar a gastar en una carrera alrededor de 14 neumáticos, claro, cuestan 90 € cada uno”. Por lo que es un deporte muy costoso, en el cual hay falta de patrocinadores por la imagen de delincuencia que hay alrededor del Drift, como comenta Joan Caballer “No funciona tanto por el tema de patrocinadores, que no se vuelcan tanto, porque se piensa que es un deporte macarra”. 

“La verdad es que contarlo así te puede salir un fin de semana, por 1500 1600 €”

Esos no son los únicos gastos que tiene un piloto, Nashai del Viso, propietario del taller Banana Drift, y piloto de un S13, en la categoría de SEMIPRO comenta que “Los gastos no tienen límite, según lo que quieras preparar el coche etc. Pero lo que viene a ser un evento de competición en drift con un coche intermedio, yo me dejaba entre 500 y 1000€ por carrera mínimo, dependiendo de donde fuese”. Esta suma de dinero es la consecuencia de tener que transportar el coche sí o sí en un remolque, pero a esto también hay que sumarle lo que cuesta dormir fuera de sus casas, más las inscripciones y seguros para poder entrar a los circuitos. Joan Caballer explicó que para él “la verdad es que contarlo así te puede salir un fin de semana, por 1500 1600 € “, por lo que los gastos varían dependiendo de en qué categoría tengas tu coche.

Pero aun así a la gente le sigue gustando tanto este deporte que lo sigue practicando, y es que para ellos ya es parte de su vida. Es una afición que suele llegar cuando son pequeños como comenta Rebetxiki, como es más conocida Rebeca Aranburu “Yo creo que mi pasión por los coches me viene de familia. Ya que a mi abuelo siempre le ha gustado mucho, de hecho, coleccionaba coches antiguos. Además, mi familia materna siempre se ha dedicado a la automoción”. 

Es por eso por lo que todo el mundo aficionado al drift empieza con un coche bastante simple y barato, ya que es un deporte en el cual es muy fácil romper el coche, y aún más fácil destruir partes del mismo. Como contó Joan Caballer: “Cogimos el coche que teníamos en ese momento, un Celica, y ahí empezamos a modificar para hacer drift con él. Y fuimos a una Drifting Series y ahí decidimos que queríamos un Nissan”.

“Yo empecé en 2005 y con ese estuve hasta 2010, que fue cuando competí en mi primera competición europea en Andorra”

Aunque luego hay gente que directamente decide comprarse un buen coche para derrapar en circuito. Este es el caso de David Infantes, otro de los pilotos que lleva más años en las competiciones de drift españolas y habiendo pisado bastantes pódiums. “Yo empecé en 2005 y con ese estuve hasta 2010, que fue cuando competí en mi primera competición europea en Andorra. Ahí vimos que estábamos enfermos y decidimos montar un s13 con RB, y poco a poco hemos ido probando chasis y motores, hasta lo que tenemos ahora mismo”.

Pero no es lo normal empezar ya con un coche como el Silvia, sino que suelen empezar con coches más baratos y con unas piezas más fáciles de comprar. “Yo tengo un chasis de E36, con un motor 4.4 V8 ” como comentó Rebeca Aramburu. Es un coche más fácil de adquirir que los demás que hemos hablado. Además de ser más fácil y barato a la hora de montar el coche para las competiciones. 

“Para nosotros está claro, el chasis japonés, es el señor de los chasis para nosotros”

Esto es ya que entre los pilotos existen dos buenos chasis para competir, el japonés y los BMW´s. Y entre ellos hay discusiones de a ver cuál va mejor a la hora de derrapar. Y para Xabier y Joan “Para nosotros está claro, el chasis japonés, es el señor de los chasis. Aunque ahora también están utilizando mucho los BMW más modernos con carrocerías del e92, porque así las piezas son más fáciles  de conseguir, para  realizar las modificaciones para hacerlos competitivo”. 

Derrapes Made in Japan, Drift, Volrace

Aunque también existen las personas que prefieren los BMW´s, no solo porque sean más baratos, sino que para ellos es un mejor coche. Como es el caso del Gallo, como es más conocido Rodrigo Gallo, competidor de la categoría Pro de drift de España, que dijo que “Particularmente como tengo 3 coches de BMW e36, conozco de sobra el funcionamiento de estos coches, por lo que yo si eso cambiaría a un chasis americano”. 

Por lo que se puede observar muchos pilotos intentan acercarse a vivir los inicios de lo que era el drift, y para eso mismo cogen un coche japonés, además existen diferentes técnicas para derrapar. Mucha gente derrapa simplemente con el freno de mano, sin utilizar la técnica del contrapeso. Pero lo más importante es el hecho de conocer a la perfección su coche y tener unas buenas manos, como se dice cuando un piloto tiene buena técnica para derrapar. 

Por estas razones al drift le queda mucho recorrido en España. Cada vez son más frecuentes y concurridos este tipo de eventos. Como es el caso de los eventos de VolRace, en el que el pasado 3 y 4 de abril en el circuito de Navarra de Los Arcos, se vendieron más de 10.000 entradas para un único día. También se ha realizado el primer fin de semana de marzo la primera prueba de la Drift Spain Series en Jarama, donde se vendieron una semana antes todas las entradas para el día de la prueba. 

El cuarto de milla

La modalidad de conducción en la que los coches tienen que volar para conseguir su mejor marca.

A esta modalidad de conducción se la conoce como drag o como carreras de un cuarto de milla. En la que los coches se modifican para que puedan tener la mejor potencia en los primeros 100 metros. Para esto los coches tienen que vaciarse y subirles de potencia al máximo. Pero no sólo puedes subir la potencia del coche sin igualar su agarre. 

Esto es porque si tu coche tiene 600 caballos, pero solo es capaz de transmitir al suelo 200, no va a ganar ninguna carrera. Por eso es muy importante contar con unas buenas ruedas, de normal unas SLICK, ya que son las idóneas por su gran agarre. 

En esta modalidad los pilotos tienen que ser los mejores de su categoría, a las que tienen la peculiaridad de llamarse con los segundos que tienen que batir. Por lo que se las reconoce como la categoría de los 11 segundos o la de 14 segundos, que son las más conocidas. Siendo la primera comparable con la PRO de drift y la de 14 segundos la categoría Street que tiene Drift Spain Series. 

Por Tamara Campa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.